lunes, 23 de diciembre de 2013

2do reto navideño

Bueno este es mi cuento para el segundo reto espero que les guste :)


Aventura navideña
Era una mañana de un 24 de Diciembre, alrededor de las 10:00 a.m. y mamá estaba en la cocina preparando las masitas navideñas que hacia todos los años para nosotros. Al terminarlas nos llamó a cada uno, primero a Peter, luego a María y por ultimo yo que siempre me costaba levantarme, por cierto me llamo Pablo.

Las horas pasan volando cuando llega la hora de noche buena, seguimos en la cocina y ya son casi las siete de la tarde, con María tenemos que preparar todo para la cena de hoy, ella se encarga de los postres y yo del pollo y otras cosas. Pero como siempre Scott nuestro perro estaba encima de todo lo que hacíamos, María que es de tener poca paciencia le tiro con harina para ver si se iba pero al contrario se hizo miniatura y callo arriba de la mesada, nosotros veíamos que se iba para el lado de los postres y quisimos achicarnos también. Entonces lo hicimos y pudimos seguirlo. Era todo tan grande, donde estaban los postres parecía un mundo de dulce y encontramos un cartel que decía “bienvenidos al mundo del Dulce”, había casas hechas de jengibre hasta estaban habitadas por muñecos de jengibre, nosotros pasábamos por al lado y ellos no saludaban, Scott estaba muy contento corría de acá para allá. Seguimos caminando y llegamos hasta donde había un castillo que era el postre que había hecho ella, todo blanco, con merengue y estrellas hechas de azúcar, Scott se metió y no tuvimos más remedio que meternos también. Al entrar vimos que no estaba la forma de la torta sino tenia forma de castillo pero con los ingredientes de la torta y al fondo había una persona, nos dirigimos hasta ella y cuando lo vi no lo pude creer. Era Peter vestido de rey pero en cambio se hacía llamar el Rey Chocolatero aunque tiene mucho sentido porque el ama el chocolate y siempre quería ser el rey del chocolate pero lo que si me sorprendió es que estuviera ahí vestido de rey. Cuando salimos del castillo porque al parecer al perro le había cansado ver tanto dulce se dirigió para el lado de la pileta donde mamá lavaba los platos. María vio que tenía agua y fue corriendo a pararlo para que no se ahogara pero a los dos nos sorprendió de que estuviera congelado, era como una gran pista de hielo y Scott muy contento patinaba por todo el lugar. Se veía divertido y María se le sumo, de repente los dos patinaban juntos, me daba gracia verlos hasta que María me tomo de la mano y estaba yo también en el hielo con ellos, de pronto veo que los vasos se nos sumaron y hasta algunos cubiertos, pero todos se movían y se sonreían, era todo muy extraño. Luego seguimos el viaje hasta llegar a una montaña de lechuga pero no tenía esa forma, la lechuga eran los árboles y los tomates flores gigantes y en esa montaña o bosque habitaba un duende; “el duende de la ensalada” cuando logramos encontrar al duende me di cuenta que era mi papá. Nos mostró como era el bosque, había muchos animales que estaban hechos con toda clase de vegetales y hadas también. Luego nos fuimos de ahí y ahora no quedaba mucho por recorrer solo una única cosa; llegar hasta donde estaba el pollo. Scott corrió con desesperación y locura, era como si todo este tiempo hubiera querido llegar hasta ahí. Cuando llegamos pensé que sería un mundo extraño como en los otros pero no, ahí estaba el pollo con todo los ingredientes que le había puesto, él corrió desesperado hasta dentro del pollo yo corrí tras del para que no empezara a comérselo pero no, al parecer adentro del pollo tenía una forma de casa que estaba habitada por una mujer, aquella mujer era mi madre. Scott salto hasta los brazos de mi mamá y ella nos dijo:

-          Que le hacen al pobre perro?!

Cuando volví abrir los ojos me di cuenta que estaba todo bien, que esa aventura había sido un sueño nada más, pero de quien había sido, mía, de María o tal vez de Scott. Lo que si se es que ya está todo preparado para la navidad y cada vez falta menos. Comenzamos a preparar la mesa y todas las cosas. Comenzaron a llegar los familiares y algunos vecinos que siempre la pasaban con nosotros. Todos sentados, estaba todo listo solo faltaba el pollo. Cuando voy a buscarlo, noto que en la mesada, estaba todo lo que habíamos visto con Scott, el mundo del dulce, el bosque del duende, la pista de hielo y un montón mas, veo adentro del pollo estaba todo normal. Me dirijo a la puerta y me doy vuelta estaba Scott ahí parado, le sonrió y el me guiña un ojo y yo le respondo

-          Hasta la próxima aventura navideña Scott!

 

Fin :)

5 comentarios:

EldanY dalmaden dijo...

Hola Orne.
Bonito relato navideño, te lo recojo y anoto en la lista del reto.

Felices Fiestas majísima.

Un abrazo y gracias por participar.

Utopía dijo...

Ohh! Qué historia tan cuqui ^^ I lke it! Jaja ¡Feliz Navidad para ti también y que tengas un muy próspero año nuevo! :)

Pd: Volví después de más de dos meses de ausencia... pásate cuando quieras :D

Un abrazo navideño :3

Tamara VN dijo...

Ya queda poco!!!! Si, ya queda poco!!!! Esta noche llega Papa Noel jejejeje, bueno que yo no hice la carta, confío en mandar mis propios regalos, así que te quería mandar algo super especial para esta Navidad, pero me he encontrado con un problema ¿Cómo envuelvo un abrazo y un beso?

Lo he solucionado con un comentario jejejeje, así que Felices fiestas!!!!!!

Y no te olvides pasar por mi blog a por el regalito navideño, mi libro gratis.

Un besazo.

Yessy kan dijo...

Muy lindo y divertido tu relato. Te quedo genial con lo del sueño. Buen trabajo.
Saludes

Lia A.G. dijo...

Tu relato esta genial♥
Besos

frases de amor frases de amor ; }